Dar vida a costa de perder la tuya. Aunque pueda parecer lejano, o incluso inverosímil, es una realidad a día de hoy. No en España y tampoco en el resto de países desarrollados donde los accidentes y el cáncer pueden ocupar estos puestos. Pero sí en Burundi, donde el 1% de las mujeres fallecen durante el parto o por complicaciones derivadas del mismo. La maternidad es allí la segunda causa de muerte, solo superada con muchas frecuencia por la malaria. 

Ellas se exponen a este riesgo seis veces de media a lo largo de su vida (el índice de fertilidad en el país es de 6.1) y los niños que nacen, lo hacen ante el peligro de no tener acceso a la sanidad que necesitan para sobrevivir. De hecho, dos de cada tres hijos no llegan a la edad adulta. 

Al conocer estos datos, en ASU no contemplamos otra opción que intentar confrontarlos. Desde España, nos imaginábamos las historias que sustentaban las cifras y quisimos ir hasta allí no solo para conocerlas sino, también, para intentar cambiarlas. Y allá que fuimos. 

La hermana de Eric

Hace poco más de un año llegamos Borja y yo a Ngozi. Cuando llevábamos 15 días trabajando en el proyecto, nos levantamos y, como era habitual, fuimos a desayunar. Eric, uno de los cocineros, estaba serio y callado, algo muy raro en él dado que se solía pasar el día bailando y escuchando canciones de Diamond (el ‘Daddy Yankee’ africano). 

Preocupados, preguntamos a sus compañeros quienes nos dijeron que su hermana había fallecido: iba a dar a luz ese mismo día, pero las complicaciones del parto y la falta de recursos para afrontarlas habían provocado su muerte. Fue un golpe inesperado para nosotros, pues era la primera vez que vivíamos una situación así tan de cerca, pero tristemente no para Eric ni el resto de sus amigos. Él había venido a trabajar como cualquier día. En Burundi, las muertes derivadas de la maternidad forman parte de su día a día.

El Centro de Salud San Lucas 

La acción y el trabajo de ASU para paliar este drama se ha focalizado en Ndava, una comuna con 64.855 habitantes de los que el 52% son mujeres. Tras finalizar el proyecto de la escuela local donde se forman más de 600 alumnos, decidimos mejorar la atención sanitaria de sus habitantes con la construcción del Centro de Salud San Lucas. 

Se trata de un proyecto ambicioso, pues solo la construcción suponía un coste total de 154.395€. Gracias a la generosidad de muchos pudimos, sin embargo, conseguir el dinero y tras el esfuerzo de arquitectos, constructores y obreros, el edificio es ahora una realidad en Ndava.

Este proyecto no acaba aquí, la construcción es solo es el primero paso. Todavía nos queda mucho camino para poder abrir las puertas de la clínica: instalación del equipamiento, compra de medicinas, contrato de personal… que os contaremos el mes que viene.

Si quieres ayudarnos a hacerlo posible, haz clic aquí, y, si quieres mantenerte al tanto de todas las noticias de ASU, deja aquí tus datos


¿Quieres poner tu pequeño granito de arena para hacer más llevadera la vida a mucha gente?

© 2017 ASU ONG | Hecho con mucho urukundo.
Top
Síguenos: