A través de una generosa donación de Asterion Industrial Partners a ASU, la ayuda de las Misioneras de la Caridad y la de 23 maravillosos voluntarios, hemos podido llevar una ayuda especial a 89 familias que están pasando por una situación económica precaria y que lamentablemente se ha agravado con el covid.

El proyecto surge para poder dar respuesta y aliviar la situación precaria que las familias más necesitadas de Madrid están viviendo a causa de la pandemia que estamos sufriendo, y que tanta mella está provocando en algunas economías familiares. El objetivo ha sido facilitarles una ayuda para la compra de bienes de primera necesidad y acompañarles con cercanía, cariño y atención en estos momento complicados.

A través de las Misioneras en Madrid, pudimos ponernos en contacto con más de un centenar de familias necesitadas, quizás, podrías preguntarte ¿por qué estas familias? Son personas que habitualmente acuden al comedor social de la Madre Teresa en Vallecas y a las que por tanto las Sisters conocen de primera mano, así como su contexto familiar, necesidades concretas, situación personal…

En todo momento se les ha acompañado a lo largo del proyecto, haciendo especial hincapié en que no se trataba de un mero trámite de entrega de ayudas, sino que nos poníamos a su disposición para lo que pudiesen necesitar. Además, las familias han podido autogestionar los fondos recibidos según sus necesidades, permitiéndoles así decidir con libertad qué era lo que más necesitaban en su hogar.

Hablando con los voluntarios tras haber visitado a las familias, con especial cuidado del trato respetuoso, de empatía y comprensión, nos han contado que ha sido una experiencia increíble y muy gratificante, mucho más de lo que podrían haber imaginado. Además, han visto que cerca de su día a día hay una parte de la población que está sufriendo escasez material y se han visto reconfortados de poder empatizar con las familias y ofrecerles su tiempo y su ayuda. La impresión de la mayoría de los voluntarios ha sido que a pesar de los pocos recursos económicos que estas familias tienen, se podía ver una unión, alegría, generosidad y amor entre ellos.

Estamos ahora mismo elaborando un informe para medir la repercusión que ha tenido el proyecto, pero lo que si que tenemos claro ya es que con muy poco se hace mucho. 89 familias, sumando más de 400 personas entre todas ellas, han sido visitadas contando con la colaboración de más de 20 voluntarios. Las familias han destinado el dinero a bienes de primera necesidad: alimentos, higiene personal, droguería y material escolar. Este último aspecto nos ha llamado la atención ya que denota que las familias han dedicado parte del dinero también a la formación y educación de sus hijos.

Las familias están muy alegres de haber podido recibir la ayuda al mismo tiempo que los voluntarios han recibido más de lo que han dado porque como decía la Madre Teresa, “El que no vive para servir, no sirve para vivir”.


¿Quieres poner tu pequeño granito de arena para hacer más llevadera la vida a mucha gente?

© 2017 ASU ONG | Hecho con mucho urukundo.
Top
Síguenos: